Un recorrido por la mega obra de drenajes urbanos de Guaymallén que contará con la primera laguna de retención hidráulica

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, Rogelio Frigerio, recorrió junto al gobernador de la Provincia, Alfredo Cornejo; el intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias; y el ministro de Economía, Infraestructura y Energía de Mendoza, Martín Kerchner, obras claves para la optimización del sistema hídrico de la cuenca noroeste del departamento.

 

Durante el recorrido por la construcción de la primera laguna de retención de caudales de Mendoza, Marcelino Iglesias destacó: “Se trata de una obra poco conocida, que es parte del proyecto Lagunita, y se encuentra en su etapa final. Su función de drenaje estaba obstaculizada por los cauces llenos de escombros, árboles y basura. Ahora estamos restaurando lo que originalmente había pero dotándolo de una infraestructura más estable. Se está construyendo una especie de presa o laguna de retención, para que cuando se produzcan las lluvias intensas, el agua no anegue la zona de Guaymallén y que no estalle en Lavalle”.

 

Por su parte, el ministro Rogelio Frigerio agregó: “Es una obra única a nivel urbano, que no se ve, pero que le cambia realmente la vida a la gente. Además, genera trabajo de calidad en un momento donde la Argentina lo necesita y mucho”.

 

Más sobre la obra

 

La reconstrucción integral del canal Lagunita es la obra hidráulica más importante de los últimos años en Guaymallén. A la realización de cunetas y revestimiento de canales, se le suma la planificación hídrica, con la construcción de una laguna de retención de aguas de lluvia, ubicada en el sector donde se encuentra dicho canal y la calle Nuestra Señora del Carmen. Esta es una de las intervenciones más importantes de esta mega obra.

 

Financiada por la Secretaría de Política e Infraestructura Hídrica de la Nación en un 70% y en un 30% por el municipio, el monto aproximado de inversión supera los $140.000.000, tomando en cuenta las obras sobre el canal Lagunita y la construcción de cunetas, canales y drenajes complementarios en toda la cuenca noroeste del departamento, en una obra que lleva cerca de 11 meses de ejecución.

 

Para hablar de los números que va dejando esta tarea de gran envergadura, hay que señalar que complementariamente a la recuperación del canal Lagunita, se construyen cerca de 40.000 metros de cunetas, cordones y banquinas; cerca de 200 alcantarillas; se remodelaron unas 350 esquinas; y 8.000 metros de revestimiento de canales en hormigón.

 

 Retener aguas

 

A esto se suma la construcción de la primera laguna de retención de caudales de Mendoza. Está emplazada sobre la traza del canal Lagunita, en el punto de encuentro con la calle Nuestra Señora del Carmen. En ese sector, donde el terreno presenta una gran depresión, se aprovechará esta característica para dar lugar a la formación de una laguna eventual.

 

El objetivo de la misma es evitar tener que conducir grandes cantidades de agua canal abajo, en los días de grandes tormentas. De esta forma se evita, por un lado, una mayor inversión en infraestructura hidráulica aguas abajo; y por el otro, el envío de grandes caudales y de forma repentina a las localidades canal abajo, como es el caso del departamento de Lavalle.

 

Complementos

 

Una gran cantidad de trabajos complementarios se han ido ejecutando para que la refuncionalización del Lagunita, que colecta el 70% de las aguas pluvioaluvionales de Guaymallén, sea óptima. Entre ellas, se pueden destacar las realizadas en los canales Moreno, Gorriti, Mitre, Avellaneda, Allayme, Teniente Primero Ibáñez (este último pensado para aliviar el caudal del Lagunita), y el mejoramiento de drenajes realizados en barrios de los distritos Pedro Molina y El Bermejo.

 

Una de las obras más complejas que fueron encaradas es la de la construcción del puente que ahora se emplaza en donde convergen las calles Victoria y Dante Alighieri, en El Bermejo, donde también coincide la traza del Lagunita. Allí se realizó un puente vehicular con una luz de 8 metros, y se independizó el paso peatonal.